Business is booming.

Cuestión de Actitud en el Liderazgo

0 91

Para desarrollarse en el liderazgo se requiere de actitud; pero… ¿Qué es una actitud y por qué es importante?. El éxito del líder o del individuo estará determinado según sea su actitud.

Alguna vez hemos escuchado historias como esta.

Los padres son convocados a la escuela para hablar acerca de su hijo. ¿El asunto?: Tommy, alumno de quinto grado, ha decaído en las calificaciones y está causando serios problemas entre sus compañeros. Las pruebas psicométricas demuestran que es intelectualmente capaz, sin embargo fracasa de manera miserable. El maestro opina que tiene: una mala actitud.

Los padres se reúnen para tratar el caso de un miembro de la familia. En la discusión se oye constantemente la frase: Tiene una actitud “terrible”.

Difícilmente pasa un día sin que la palabra actitud entre en una conversación. Se la menciona como motivo de queja o de cumplido. Y en muchas empresas puede significar la diferencia entre la promoción o una remoción. Algunas veces la sentimos, otras la vemos, aunque a veces es difícil explicarla.

La actitud es un sentimiento interior expresado en la conducta. Es por eso que a la actitud se le puede ver aún cuando el individuo esté sin decir una sola palabra. ¿No hemos visto en alguna ocasión la cara hundida del tipo que siempre es “agrio”, la mandíbula tensa del permanente malhumorado, o la displicencia del empleado que vive con una falta total de compromiso hacia su trabajo?.

LA DECISION ESTA EN TI

Somos los amos o las víctimas de nuestras actitudes. Es un asunto de decisión personal. Lo que ahora somos, es el resultado de las decisiones tomadas ayer. En consecuencia, mañana seremos lo que decidamos ahora. Cambiar significa, decidir cambiar; pero para ello se requiere evaluar las actitudes actuales.

Ninguna decisión determinará más en el éxito del líder o del individuo, que el deseo de cambiar. Cuando todo lo demás falla, sólo el deseo de cambio puede mantenerle en su sitio, y este es posible si realmente se desea.

Así que una vez que se ha tomado la decisión de cambiar de actitud, hay que estar listo para permitir que las oportunidades que te rodean, hagan de tu decisión un éxito, porque es cierto que en muchas ocasiones no podemos conseguir que el viento sople hacia donde queremos, pero podemos ajustar nuestras velas de tal manera, que estas nos lleven a donde queremos ir. Este ajuste es el proceso de cambio.

Entonces, no importa que no podamos controlar todas las circunstancias, y que no siempre se pueden tomar decisiones correctas que produzcan resultados correctos. Pero en estos casos, con una buena actitud, siempre se puede aprender de las equivocaciones.

Porque un líder triunfador es lo suficientemente grande como para reconocer sus equivocaciones, lo suficientemente inteligente para sacar provecho de ellas y lo suficientemente fuerte para corregirlas.

Un hombre contaba de un muchacho que había perdido su mano a la altura de la muñeca. Cuando le preguntó sobre su impedimento, el muchacho dijo: “¡No tengo ningún impedimento!. únicamente no tengo la mano derecha”. La gran tragedia de muchos individuos no es lo que han perdido, sino lo que  han dejado de hacer, aún cuando tienen todo, y eso es lo que cuenta.

LAS EQUIVOCACIONES SEÑALAN EL CAMINO AL ÉXITO, EL QUE NO SE EQUIVOCA NO PROGRESA

En las ligas mayores, cualquier bateador que logre tres o más hits en diez oportunidades al bat, es un súper estrella.  Un líder que entiende esto, está consciente de que puede fallar muchas veces, pero las veces que acierte pueden llevarle a la cúspide de la efectividad. Como en el beisbol, es cuestión de porcentajes.

Elías Howe batalló mucho antes de inventar la máquina de coser, y cuando lo hizo, las mujeres se rieron de él durante años. Argumentaban que, con la costura hecha tan rápidamente, ellas no iban a encontrar qué hacer durante todo ese tiempo libre. Este hombre pasó gran parte de su vida vestido con ropa prestada, pero su máquina ha hecho más que cualquier otra en la industria de la manufactura textil, de tal manera que hoy, se hacen en ellas trajes que él nunca soñó comprar.

Otra historia es la de un hombre profesor de una escuela, que era a la vez inteligente e inquisitivo. Este tenía una hermana con defecto de audición y, al intentar construir un aparato para que ella oyera mejor, creó algo mucho más complejo. Después de muchos años de experimentos, de errores y éxito, estuvo listo para producirlo.

Pasó varios años viajando a través de Nueva Inglaterra tratando de encontrar alguien que se interesara en su invento y lo financiara. Pero se rieron de él, cuando sugirió que se podía transportar la voz humana por un alambre y que se oiría a varios kilómetros de distancia. Se rieron mucho, y no pensaron que tuviera el aplomo de sostener que esto funcionaría siquiera por un kilómetro. Ahora, nadie se ríe de él, porque Alexander Graham Bell tuvo una actitud muy alta para aferrarse a su sueño.

Hay una ley muy conocida llamada La Ley de Murphy, que dice: “Nada es tan fácil como parece; todo lleva más tiempo que lo que usted espera; si algo tiene que salir mal, saldrá mal, y en el peor momento posible”.

Mucha gente acepta esta ley como una verdad, pero no necesariamente tenemos que aceptar eso, ya que también podemos enunciarla de diferente manera: “Nada es tan difícil como parece; todo es más gratificante que lo que usted espera; si todo puede salir bien, saldrá bien, y en el mejor momento posible”. ¡Cuestión de actitud!

Alguien dijo: “No es lo que eres lo que te detiene, sino lo que piensas que eres”. Si siempre piensas como líder, y mantienes una actitud muy alta, no hay la menor duda de que harás las cosas necesarias para elevar tu efectividad.

Así que para lograrlo, ponte en contacto con personas de éxito. Lee libros que te ayuden a ser una mejor persona, o escucha audio cintas con las que aprendas a ser mejor. Encuentre algo que puedas hacer bien, y hazlo muchas veces como una afirmación para tu vida. Comparte con otras personas lo que aprendes, e influye en ellos para que también puedan ser mejores personas.\r\n\r\nComo una práctica para el desarrollo de tu actitud, escribe un pensamiento positivo en una tarjeta y léelo repetidamente durante todo el día. Renueva tu pensamiento cada día, ¡y no olvides pensar siempre como un líder!.

NOTA: Parte de este material fue tomado del libro “ACTITUD DE VENCEDOR”  de John Maxwell (Editorial Caribe-Betania).

FRASES PARA REFLEXIONAR:

– Solo quien escala la montaña es capaz de disfrutar el paisaje.
Anónimo

– Es mejor ser osadamente decidido y correr el riesgo de equivocarnos, que sopesar mil veces las cosas y tomar la mejor decisión demasiado tarde.
Marilyn M. Kennedy  en Across the board

– El éxito no es una estación final a la que llegas sino el medio de transporte que te conduce por la vida.
Anónimo’

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.