Business is booming.

Management emprendedor

La creación de una startup es un ejercicio de creación de una institución; por lo tanto, requiere management. El tremendo éxito del management general a lo largo del siglo pasado ha permitido una abundancia material sin precedentes

0 148

La creación de una startup es un ejercicio de creación de una institución; por lo tanto, requiere management. Esto suele sorprender a los aspirantes a emprendedores, porque sus concepciones de estas dos palabras son diametralmente opuestas. Los emprendedores son, en un primer momento, precavidos a la hora de implementar las prácticas tradicionales de management en una startup, temerosos de que éstas conduzcan a la burocracia o repriman la creatividad.

Durante décadas, los emprendedores han intentado colocar la clavija cuadrada de sus problemas específicos en el agujero redondo del management general. Como resultado, muchos han adoptado la actitud del «simplemente hazlo», evitando todas las formas de management, procedimiento y disciplina. Desgraciadamente, este enfoque nos abocará más al caos que al éxito. Yo debería saberlo: los fracasos de mis primeras startups fueron de este tipo.

El tremendo éxito del management general a lo largo del siglo pasado ha permitido una abundancia material sin precedentes, pero estos principios del management están poco adaptados para manejar el caos y la incertidumbre a los que se enfrentan las startups.

Creo que el espíritu emprendedor requiere una disciplina de gestión para aprovechar la oportunidad empresarial que se le ha dado.

Hay más emprendedores operando hoy en día que en cualquier otro momento de la historia. Esto ha sido posible gracias a cambios drásticos en la economía global.

Por poner un ejemplo, a menudo oímos cómo se quejan comentaristas por la pérdida de puestos de trabajo industriales en Estados Unidos si se compara con hace dos décadas, pero raramente se oyen comentarios acerca de la pérdida de la capacidad manufacturera correspondiente.

Esto se debe a que el output total industrial en Estados Unidos se ha incrementado (en un 15 % en la última década) incluso cuando se siguen perdiendo puestos de trabajo (ver los gráficos que se presentan a continuación). En efecto, el gran aumento de la productividad gracias al management moderno y a la tecnología ha creado mucha más capacidad productiva de la que las empresas pueden usar.

Estamos viviendo un renacimiento empresarial sin precedentes en todo el mundo, pero esta oportunidad está rodeada por peligros.

Como no disponemos de un paradigma de management coherente para estas nuevas empresas innovadoras, derrochamos con desenfreno nuestro exceso de capacidad.

A pesar de la falta de rigor, encontramos algunas fórmulas para ganar dinero, pero por cada éxito hay demasiados fracasos

A pesar de la falta de rigor, encontramos algunas fórmulas para ganar dinero, pero por cada éxito hay demasiados fracasos: productos eliminados de los estantes semanas después de ser lanzados al mercado, startups de alto perfil alabadas en la prensa y olvidadas meses después, nuevos productos que acaban por ser inútiles.

Lo que hace que estos fracasos sean especialmente dolorosos no es sólo el daño económico que sufren los empleados, las empresas y los inversores; también hay un despilfarro colosal de algunos de los recursos más preciados de nuestra civilización: el tiempo, la pasión y las habilidades de la gente. El movimiento del método Lean Startup se dedica a evitar estos fracasos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.