Business is booming.

Saint Martin, un Paraiso en el Caribe

0 145

En Saint Martin o Sint Marteen hay playas y casinos, pero lo mejor es el mar y sus múltiples opciones para navegarlo. ¿La adrenalina de una regata o el relax de un crucero? Los secretos del puerto favorito del Caribe.

Sint Marteen es el espacio de tierra mas pequeño compartido por dos naciones (Holanda y Francia). Pero lo más interesante de esta isla minúscula, arrojada con otras allí donde el Caribe parece un mantel en el que descansan las piezas sueltas de un collar con las perlas desperdigadas, es el mar. Enorme, cálido y azul, el mar está por todo lados.

Y es bueno que así sea porque las playas son blancas e impolutas y el agua invita a zambullirse. O, mejor aún, a recorrerla. En velero, en kayak, con patas de rana o en lancha, el mar de Saint Martin es una tentación enorme que cuestiona la preferencia de los humanos por la tierra firme.

[videoembed type=”youtube” url=”http://youtu.be/8aYK7zPLk_I”]

Nombrada por Cristóbal Colón en su viaje de 1493 y disputada por las potencias europeas durante la época de la Conquista de América, los franceses y los holandeses descubrieron un método civilizado para dividírsela.

Se citaron en la laguna Oyster y comenzaron a caminar en direcciones opuestas. El trato era que cada una de las expediciones se quedaría con el terreno recorrido durante la marcha. Parece que los franceses fueron más resistentes: su territorio es bastante más extenso que el de los holandeses.

En Saint Martin o Sint Marteen hay playas y casinos, pero lo mejor es el mar y sus múltiples opciones para navegarlo.

saint-martin-canotaje

La convivencia pacífica entre ambas potencias, sin embargo, suavizó las diferencias. Debe ser que la belleza del paisaje ayuda a aplacar los ánimos. St. Marteen sigue siendo una combinación imposible de política, donde una pequeña isla es gobernada por dos sistemas diferentes que, a su vez, dependen de potencias extranjeras.

Nada de esto resulta importante mientras remamos por la laguna Simpson Bay, siguiendo los consejos de Juan Pablo Piscione, un argentino que se instaló hace veinte años en la isla y dirige Tri Sports, una agencia de turismo y deporte. “Estamos cruzando la frontera”, se ríe mientras atravesamos la línea imaginaria que divide el lado holandés del lado francés de la laguna.

[videoembed type=”youtube” url=”http://youtu.be/kXQtpF8YXGQ”]

Reparada y con buena profundidad, es el refugio ideal para los barcos de los afortunados que recorren el Caribe. Salvo casos como el del huracán de 1995, que arrasó con la isla y todos sus barcos, la Simpson Bay está al resguardo de las tormentas caribeñas y es un destino favorito para los navegantes.

La cita náutica más famosa de la isla es la regata Heineken, una competencia que reúne a más de cien veleros. Además de competencias, hay fiestas. Todos las noches, los regatistas bailan, comen y beben al ritmo manso del Caribe.

saint-martin-regata

El que no entendió lo del ritmo tranquilo fue nuestro capitán del Stars & Stripes, el mítico velero que ganó la Copa América de 1987. Aquella competencia, en la que Dennis Conner recobró para Estados Unidos un trofeo que le habían robado los australianos, se convirtió en mítica, y barco que logró la gesta descansa ahora en St. Marteen.

En realidad, lo de descansar es figurativo. El Stars & Stripes embarca ahora a turistas que pueden experimentar de primera mano la adrenalina de una regata en el máximo nivel. Luego de una pequeña charla introductoria, el capitán distribuye las tareas de a bordo entre los tripulantes y nos preparamos para la largada.

Cada uno de nosotros tiene una función asignada y el compromiso de hacerlo bien, si queremos derrotar al velero contra el que competimos. No es un programa para relajados. Hay órdenes, gritos y toda la adrenalina de una competencia real.

Para los que prefieren algo con menos exigencia, está Scooby Doo, un catamarán enorme que navega las aguas de St. Marteen mientras sus visitantes toman cerveza y disfrutan del ronroneo plácido del más bonito de los mares.

Casinos en  la isla

Hollywood Casino
Atlantis World Casino
Casino Royale

Hoteles para todos los gustos

St. Marteen es una isla que vive del turismo y que tiene una variedad enorme de hoteles. El más clásico, sin embargo, es el Sonesta Maho Beach.

Con 537 habitaciones, pileta y casino, el hotel ofrece algo inédito: una vista en primera fila a la pista de aterrizaje del aeropuerto. La sensación que producen los aviones que descendienden a escasos metros de tu balcón es algo único, lo mismo que sus abundantes desayunos. www.sonesta.com/mahobeach

saint-martin-aeropuerto

Para los que buscan una opción un tanto más relajada, está el Wyndham Sapphire Beach. Ubicado cerca de la preciosa Mullet Beach, todas las habitaciones del hotel tienen vista o al mar o a la laguna de Simpson Bay. www.sbcwi.com

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.